ESTREÑIMIENTO

ALGAS MARINAS

Las algas marinas fueron los primeros seres con un sistema celular completo, capaces de realizar la fotosíntesis y aportar oxígeno a la atmósfera. Un millón de años después, las algas verdes salieron a la superficie dando lugar a todas las plantas que cubren la corteza terrestre. Más numerosas y ricas en nutrientes que las de agua dulce, las algas marinas no tienen raíces, flores ni frutos. Se reproducen por esporas, por división de su talo o por gametos -que se fecundan mientras flotan-. El alimento lo obtienen a través de toda su superficie transformando los nutrientes disueltos en el agua con ayuda de la luz solar (sintetizan materia orgánica a partir de compuestos inorgánicos)

Cómo cocinarlas

Aunque cada variedad de alga tiene una preparación específica que varía de un país a otro, habitualmente se preparan como una verdura más: se hierven entre 20-30 minutos para que se ablanden, o se pasan por el horno o la brasa. Es importante saber que el volumen y peso de las algas se reduce mucho en el proceso de secado, pero al remojarlas crecen y vuelven a su tamaño, color y textura iniciales. Resultan óptimas para acompañar al arroz integral junto con otras verduras o cualquier cereal, rehogadas o hervidas, o para hacer tortillas. El color y sabor de ciertos platos como la empanada de verduras, las pizzas o las legumbres también puede verse realzados con este alimento. En sopas y caldos, solas o acompañadas con otras hortalizas, troceadas o molidas. Además, resultan ideales para llevar de viaje por su buena conservación, poco peso y reducido volumen. Uno de los platos más sencillos de realizar es el arroz integral con algas: ponemos en frío una taza de arroz junto con una cebolla, unos dientes de ajos, un buen chorro de aceite de oliva y las algas. Hervimos todo en agua hasta que el arroz esté cocido (40 minutos). Las algas más indicadas para realizar este plato son las Espagueti de mar y Wakame.

Fuente: http://riie.com.ve/?a=25146

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BOLDO

es una planta altamente valorada por sus efectos medicinales, y desde comienzos del siglo pasado, ha recibido la atención de naturalistas y científicos. Actualmente, el uso del boldo se encuentra difundido en muchos lugares del mundo, ya que tiene comprobadas propiedades curativas, las que además resultan excepcionales, pues posee, al mismo tiempo, alcaloides, aceites esenciales y flavonoides.

USOS


Infusión: (como estimulante digestivo y sedante nervioso) Se prepara con algunas hojas de boldo, sobre las cuales se agrega agua hervida. Se toma caliente, de preferencia después de las comidas.
Cataplasma: (neuralgias y dolores reumáticos) Se cuecen hojas en una pequeña cantidad de agua y luego se aplican sobre la zona adolorida, afirmadas con un paño limpio.
Baño: (para los dolores reumáticos) Se hace hervir un puñado grande de hojas en un tiesto, con dos o tres litros de agua. Luego, se cuela y se agrega este líquido al baño. La indicación es bañarse durante media hora a 35 º C. (Se puede agregar una taza de sal de mar y una cucharada de bicarbonato.)

PRECAUCIONES

Evitar el aceite esencial por vía oral.

No sobrepasar las dosis y consumir en periodos discontinuos.

Se desaconseja durante el embarazo y la lactancia.

En altas dosis su consumo puede ser sedante, pero el 4-terpineol presente en el aceite es irritante, y el ascaridol puede ser tóxico en altas concentraciones, por lo que se recomienda su moderación. Estas mismas propiedades hacían que se lo recomendara a comienzos del siglo XX como antihelmíntico.
Si se administra en forma de inyección hipodérmica, la boldina (un alcaloide existente en un 25%) paraliza los nervios sensoriales y motores, incrementando la frecuencia respiratoria y la emisión de orina. En dosis elevadas puede causar convulsiones y hasta la muerte debido a la parálisis del centro respiratorio.

Fuente: http://www.visionchamanica.com/Plantas/boldo.htm

 

 

 

 

 

 

 

INICIO DULCES JABON JUEGOS ROMPECABEZAS OFICINA   CONTACTO PLANTAS